• Catedral Sevilla Español
  • Catedral Sevilla Inglés
  • Catedral Sevilla Francés

Qué hacer en Sevilla

Introducción

Torre del Oro

Enclavada a orillas del río Guadalquivir, Sevilla es heredera de un rico legado árabe y de su condición de próspero puerto comercial con las Américas.

La capital andaluza destila alegría y bullicio en cada una de las calles y plazas que configuran su casco histórico, que alberga un interesante conjunto de construcciones declaradas Patrimonio de la Humanidad y barrios de hondo sabor popular, como el de Triana o La Macarena.

Destacado centro de negocios y servicios del sur peninsular, Sevilla dispone de una nutrida oferta de plazas hoteleras que se encuentran repartidas a lo largo y ancho de su casco urbano y que permitirán descubrir los innumerables atractivos que atesora la ciudad. Museos y centros de arte, parques temáticos, cines, teatros y salas de fiesta son sólo algunas de las infinitas posibilidades de ocio que depara una gran urbe como Sevilla. Todo ello sin olvidar las numerosas terrazas, tascas y bares en los que poder practicar una de las costumbres más arraigadas y sabrosas de la ciudad: el “tapeo”.

Otra buena excusa para acercarse a la capital hispalense son sus fiestas. Declaradas de Interés Turístico Internacional, la Semana Santa y la Feria de Abril reflejan la devoción y el folclore del pueblo sevillano, siempre abierto y cordial con el visitante. Pero Sevilla es mucho más, ya que es un buen punto de partida para recorrer toda la provincia a través de las más diversas rutas culturales, como la Ruta Bética Romana o la de Washington Irving.

Insula Sevilla

También se podrá descubrir la enorme riqueza natural de una región que está a caballo entre dos continentes, con tesoros como el Parque Natural de Doñana, Patrimonio de la Humanidad y Reserva de la Biosfera por la UNESCO, o el Parque Natural de la Sierra Norte. Serán el marco ideal para la práctica de todo tipo de deportes al aire libre, incluidos el senderismo, los paseos a caballos o en bicicleta. Pero si el deporte que practicamos es el golf, Sevilla cuenta con cuatro excelentes campos en las inmediaciones de la ciudad.

 

Arte y Cultura

Mezcla de tradiciones artísticas. La ciudad de Sevilla ha contemplado el paso de las más diversas civilizaciones. Los tartesios fundaron Híspalis, junto a la cual, en el año 207 a. C., los romanos levantaron el destacado enclave de Itálica.

Fundada por el general Escipión, dio dos emperadores a Roma: Trajano y Adriano. La larga presencia de los musulmanes, desde el año 711 al 1248, dejaría en esta ciudad huellas imborrables. El fin del califato cordobés (s. XI) propició el apogeo del Reino Taifa de Sevilla, especialmente bajo el gobierno deal-Mutamid, el rey poeta.

El conjunto monumental formado por la Catedral, los Reales Alcázares y el Archivo de Indias, todo ello declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es el emblema de la ciudad. Entre el caserío encalado del barrio de Santa Cruz se erige este templo gótico construido sobre la Mezquita Mayor almohade de Sevilla. De esta herencia árabe se conservan el antiguo alminar, hoy la famosaGiralda, y el Patio de los Naranjos.

A su lado, los Reales Alcázares también se asientan sobre una alcazaba árabe del siglo IX, pero es a Pedro I “el Cruel” (s. XIV) a quien debemos la decoración mudéjar. Sus murallas encierran numerosas dependencias, suntuosos salones y románticos patios. Sus amplios jardines, con elementos árabes y renacentistas, enmarcan todo el conjunto.

Por su parte, el Archivo de Indias nos conduce al arte renacentista español. Es uno de los centros documentales más importantes que existen relacionado con la conquista del Nuevo Mundo. Otra importante construcción renacentista de la ciudad es la Casa de Pilatos, palacio que funde elementos góticos y mudéjares con otros renacentistas de importación italiana.

Podemos acercarnos también a la fachada barroca de la Real Fábrica de Tabacos, hoy Universidad, al Palacio de San Telmo, al Parque de María Luisa y a la Plaza de España. En este entorno encontramos interesantes construcciones, recuerdo de la Exposición Iberoamericana que tuvo lugar en Sevilla en 1929.

A orillas del Guadalquivir se sitúa la Torre del Oro, construcción de origen árabe (s. XIII) que formaba parte de las antiguas murallas. Por su estrecha relación con la historia marítima hispalense ha sido escogida como sede del Museo Naval. Su perfil da entrada al Arenal, barrio torero por excelencia. Aquí se encuentra uno de los cosos taurinos más emblemáticos de España, la plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería.

El centro de Sevilla nos conduce a las calles más conocidas, como Sierpes o Campana; y a numerosas iglesias, hospitales y palacios renacentistas y barrocos. Por su parte, en el barrio de La Macarena se dan cita la Alameda de Hércules, el Hospital de las Cinco Llagas (sede del Parlamento de Andalucía), la Basílica de la Macarena y la iglesia de San Lorenzo. Estos últimos acogen a dos de las imágenes más queridas por los sevillanos: la Virgen de la Esperanza y Jesús del Gran Poder, tallas veneradas durante las procesiones de Semana Santa.

Otro de los barrios más castizos de la ciudad es el de Triana, al otro lado del río. Su profunda tradición marinera se deja ver en las calles Pureza, Betis o Alfarería y en la Plaza del Altozano. La parroquia de Santa Ana o la capilla del Cristo de la Expiración, donde se venera al Cristo del Cachorro, se alternan con casas de colores y reminiscencias decimonónicas.

La Isla de la Cartuja se sitúa a este lado del río, donde el legado arquitectónico que dejó la Exposición Universal de 1992 se suma al Conjunto Monumental de la Cartuja y al Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

El recorrido por Sevilla nos llevará a museos como el de Bellas Artes, uno de los más importantes de España en su especialidad. Instalado en el dieciochesco Convento de la Merced, pueden admirarse en él obras de El Greco, Velázquez, Zurbarán y Valdés Leal, destacando su colección de pinturas de Murillo, situada en la iglesia conventual.

Por su parte, el Museo Catedralicio exhibe valiosas colecciones de orfebrería, cuadros, relicarios, joyas y atavíos religiosos.

Otro importante museo es el Arqueológico Provincial, que alberga los fondos romanos hallados en la cercana ciudad de Itálica, el tesoro tartésico del Carambolo y otras piezas orientales. Para completar la visión sobre el mundo romano se puede contemplar la no menos interesante colección que posee la Casa Museo de la Condesa de Lebrija.

Pero si se dispone de tiempo suficiente, puede visitarse “in situ” el Conjunto Arqueológico de Itálica, cuyo recorrido incluye el anfiteatro y el barrio de Adriano, con admirables mosaicos y esculturas de época romana.

Tampoco hay que olvidar el Museo de Artes y Costumbres Populares, que da cobijo a una curiosa colección de trajes antiguos, tornos y tahonas, así como mobiliario popular de los siglos XVIII y XIX.

Otros centros y galerías de arte, como el Museo Taurino, la Fundación Focus o la Sala de Exposiciones del Monasterio de San Clemente, completan el atractivo panorama cultural sevillano.

páginas: 1 2 3 4

Síguenos

Traductor Web

Hoteles en Sevilla

Destino

Fecha de Entrada
calendar
Fecha de Salida
calendar
Directorio de  Turismo en Sevilla